John George Haigh, el asesino del baño de ácido

Conocido como el “asesino del baño de ácido”, John George Haigh fue un asesino en serie inglés durante la década de 1940. Fue declarado culpable de los asesinatos de seis personas, aunque afirmó haber matado a nueve. Se trataba de un estafador profesional que se dirigía principalmente a individuos ricos a los que engañaba haciéndoles creer que era un hombre de negocios exitoso. Atraía a sus víctimas a un almacén abandonado y luego les disparaba. Más tarde, disolvía sus cuerpos en ácido sulfúrico. Posteriormente, se dedicaba a vender sus posesiones y recoger sus ahorros de toda la vida. A pesar de la ausencia de los cuerpos de las víctimas, había suficiente evidencia forense para condenar a Haigh por asesinato. En 1949 fue sentenciado a muerte y ahorcado en la prisión Wandsworth. El asesino tenía 40 años.