La terrible historia de Rhoda Derry

Esta chica nació el 10 de octubre de 1834 en el condado de Adams, Illinois, Estados Unidos. Su familia vivía en una granja y se dedicaban a trabajos de campo.

Cuando Derry tenía 16 años se enamoró de un chico, Charles Penix. Él era un granjero, sin embargo, la madre de él se interpuso en la relación, pues argumentaba que la abuela de la joven había sido acusada de bruja y temía por la seguridad de toda la familia Penix.

Rhoda sufrió el distanciamiento de su novio y supo que la culpable de todo era su abuela, por lo que la comenzó a tratar mal. Tiempo después, la anciana decidió mudarse a Pennsylvania, sin embargo, se dice que antes de marcharse le lanzó una maldición a su nieta, quien inmediatamente después ya no era la misma, pues presentaba signos de locura, hablaba sola, se vestía con ropa sucia y tomaba posturas agresivas en contra de sus familiares.

Ella afirmaba que escuchaba voces en su cabeza, además, comenzó a ver la presencia de un ser demoniaco con forma de niña que constantemente la atormentaba.

Rhoda, fue cuidada por sus familiares por un corto tiempo, luego fue llevada a el condado Poor House Adams USA pero todo empeoró. Allí se le dio un trato inhumano, pues le mantenían encerrada en una jaula llena de paja y era cuidada por otros enfermos mentales. Durante ese tiempo las piernas de Rhoda crecieron y sus rodillas casi tocaban las varillas de aquella jaula; debido a esto sus piernas se deformaron y la mujer ya no podía mover la mitad de su cuerpo, pues su estado de salud comenzó a deteriorarse. Por otra parte, continuaba viendo al supuesto demonio y tanta fue su desesperación que se dañó severamente los ojos a base de rasguños, hasta tal grado de quedarse ciega. Rhoda, también perdió sus dientes delanteros y su capacidad de hablar; este suplicio duro 40 años.

La comunidad se dio cuenta de las atrocidades que sufría Rhoda y presionaron para que fuera liberada, esto pasó en 1904 y un médico llamado George Zeller accedió a cuidarla en el Asylum of Bartonville. la mujer fue llevada al asilo, en aquel lugar era tratada con más humanidad,Ya ahí, Rhoda por fin se recostó en una cama y se alimentaba dos veces al día, además la bañaban, allí la mujer paso sus últimos días arrastrándose por los pasillos, pues sus atrofiadas piernas no podían sostenerla.

Rhoda murió el 9 de octubre de 1906 y fue enterrada en el campus del instituto con su número de matrícula: 217.

Hay historias que afirmaban que antes de que el asilo fuera demolido, aun podían ver el espíritu de Rhoda Derry arrastrándose por el lugar

¿Qué opinas? Sería un caso auténtico de brujería o tal vez simple enfermedad natural.