Anthony Allen Shore, “El Asesino del Torniquete”

Anthony Allen Shore fue un asesino en serie estadounidense y abusador de menores que fue responsable de los asesinatos de una joven y tres niñas. Operó desde 1986 a 1995, y era conocido como “El Asesino del Torniquete” debido a su uso de una ligadura con un cepillo de dientes o una vara de bambú para apretar o aflojar la ligadura. El instrumento era similar a una contracción nerviosa, una herramienta utilizada por los agricultores para controlar caballos.

La primera víctima conocida de Shore según su propia confesión, fue Laurie Tremblay, de 14 años, quien fue asesinada el 26 de septiembre de 1986. Tremblay caminaba hacia la escuela cuando fue atacada. Después de intentar asaltarla sexualmente, Shore la estranguló. Su cuerpo fue arrojado detrás de un restaurante mexicano en Houston.

Maria del Carmen Estrada, de 21 años, fue asesinada el 16 de abril de 1992. Ella había sido asaltada sexualmente y estrangulada. Estrada era una inmigrante mexicana que trabajaba como niñera. El mismo día del asesinato, el cuerpo semidesnudo de Estrada fue encontrado en la parte posterior de un restaurante Dairy Queen.

El 19 de octubre de 1993, Shore ingresó a la casa de Selma Janske, de 14 años, luego la golpeó y la agredió sexualmente; sin embargo, él no la mató, y en cambio huyó de la escena a pie.

Diana Rebollar, de 9 años, fue asesinada el 8 de agosto de 1994. Ella había sido golpeada, agredida sexualmente y estrangulada, vivía en el área de Heights, en Houston, al frente de un pequeño dúplex. El día de su muerte la vieron en una tienda de comestibles local. Los empleados la vieron salir de la tienda a salvo, pero ella nunca regresó a casa. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente en un muelle de carga detrás de un edificio. Una pista para la policía fue dada por un vecino que describió una camioneta que frecuentaba el área. Estaba conectada al caso de Maria del Carmen Estrada por el modus operandi del asesino: una cuerda con un palo de bambú atado fue encontrada alrededor de su cuello.

Dana Sánchez, de 16 años, fue asesinada el 6 de julio de 1995. Shore le ofreció un aventón en su furgoneta. Él le hizo avances, a los que ella se resistió; fue estrangulada. Siete días después, una llamada telefónica anónima a una estación de noticias local, hecha por Shore, dirigió a la policía a su cuerpo en un campo del condado de Harris.

La esposa de Shore, Amy Lynch, con quien se había casado en 1997, lo acusó ante las autoridades de abusar de sus hijas. En 1998, Shore fue condenado por abusar sexualmente de sus dos hijas, Tiffany y Amber, y como resultado se le exigió que proporcionara a la policía una muestra de ADN. En el año 2000, los detectives sacaron el caso de Maria del Carmen Estrada de los archivos fríos, probaron pruebas de ADN de debajo de las uñas de Estrada, y recibieron un perfil genético completo. Los resultados no fueron inmediatamente comparados con los de Shore debido a problemas en el laboratorio. Como resultado de una auditoría, el laboratorio se cerró en 2002; sin embargo, algunas muestras, incluídas las tomadas de las uñas de Estrada, se enviaron a otro laboratorio para volver a realizar las pruebas. Los resultados no coincidieron sino hasta el 2003, lo que llevó al arresto de Shore por el asesinato de Estrada.

Once horas después de su interrogatorio, Shore confesó los asesinatos de Maria del Carmen Estrada, Diana Rebollar y Dana Sánchez. También confesó el asesinato en 1986 de Laurie Tremblay, de catorce años, y la violación en 1993 de otra niña de catorce años. Los detectives no tenían forma de relacionar el asesinato de Tremblay con los otros tres asesinatos porque Tremblay fue estrangulada con una ligadura. Cuando se le preguntó por qué cambió su método a usar un torniquete, Shore contestó: “porque me lastimé el dedo mientras mataba a Tremblay”.

Anthony Allen Shore fue ejecutado por inyección letal el jueves 18 de enero de 2018, a las 6:28 p. m. Tenía 55 años.