Natsumi Tsuji, la niña de 11 años que apuñaló y mató a su amiga por decirle “Gorda”

A los 11 años degolló a su compañera porque le dijo “gorda”. La pequeña asesina tiene el coeficiente intelectual de un genio y éste fue el crimen que estremeció a Japón y al mundo. Una niña con excelentes notas había asesinado a su amiga en el colegio.


La prensa la llamó Nevada Tan, y los investigadores indagaron qué fue lo que llevó a cometer semejante horror. Sin embargo, su obsesión por “las películas de terror” tal vez, inspiró el engaño que planeó para el crimen, entonces las sangrientas fotos se viralizaron.
Fue el martes 1° de junio de 2004, cuando se cometió el crimen.  Éste sería un día muy distinto a todos los martes pasados para la escuela primaria Okubo de la ciudad de Sasebo en Nagasaki, Japón.
A la hora del almuerzo Natsumi Tsuji (11 años) invitó a su íntima amiga Satomi Mitarai (12 años) a un aula vacía, pues quería enseñarle un nuevo juego, muy entretenido. Allí, Natsumi la sentó en una silla, le quitó los anteojos y los apoyó con cuidado en un mesabanco de a lado. En ese momento le dijo que iba a morir, pero a pesar de eso, Satomi no se escapó. Después de todo ella pensó que sólo era un juego. Allí, Natsumi le explicó que no debía mirar y le preguntó si le gustaría tener una toalla sobre sus ojos, entonces Satomi se negó. Luego, le tapó los ojos con una de sus manos y con la otra, sacó un filoso cúter y se lo clavó en el medio del cuello. Satomi, con la garganta abierta, se quedó sin voz para pedir ayuda, incluso no llegó a defenderse.
Natsumi continuó dando rienda a su rabia y le cortó las dos muñecas, la víctima de 12 años quedó tirada en el suelo del salón de clases vacío, agonizando, sin que nadie pudiera ayudarle.
Posteriormente, la niña asesina salió de ahí muy tranquila y caminó hasta su aula. En el camino, bajó la escalera. Varios alumnos la vieron descender los escalones con la ropa y su suéter característico manchados de sangre. Uno de ellos sacó su celular y tomó varias imágenes.
Siguió caminando impasible e ingresó a su propia clase. La sorpresa, al verla ensangrentada, fue generalizada. Allí, el profesor, que ya había notado que faltaban las dos pequeñas, se aterró. Salió rápidamente a buscar a Satomi. Atrás , Natsumi fue llorando y repitiendo: “He hecho algo malo”.
Cuando llegó la ambulancia el corazón de Satomi ya se había detenido por la pérdida de sangre. La culpable tenía tan sólo 11 años.

El motivo

La pequeña asesina, un día, tuvo una discusión con Satomi Mitarai, su compañera de clase y mejor amiga. El dilema vino cuando, Satomi le dijo que ella era mucho más popular, luego publicó en el sitio de Natsumi un mensaje donde la llamó “gorda” y “pretenciosa”. Natsumi se enojó mucho y le exigió que se disculpara. Satomi no lo hizo y no prestó atención, pero sin darse cuenta, se convirtió en el foco de su creciente ira.
Cabe destacar que, Natsumi se volvió una obsesionada a las películas Gore (cuya violencia es extrema y muy gráfica), también a las películas de terror, especialmente a Battle Royale y la serie Monday Mystery Theater (serie donde asesinan a muchas personas y principalmente con cuters, navajas o cuchillos).
El 15 de septiembre de 2004, una corte de familia, decidió institucionalizar a la pequeña debido a la severidad de su crimen. Fue enviada a un reformatorio ubicado en la prefectura de Tochigi y sentenciada. Primero, a dos años de reclusión, y en el 2006 sumaron dos años más a su sentencia. Fue en 2008 cuando le dieron arraigo domiciliario para seguir realizando exámenes psicológicos, después de diagnosticarle un síndrome asocial. Así, tras finalizar su sentencia, ella y su familia cambiaron de domicilio a un lugar desconocido. Fuente: Infobae y La Criminología A Mi Manera.