Vuelve “Emilia” de Claudio Tolcachir

Vuelve al Teatro Timbre 4 “Emilia”, de Claudio Tolcachir, tras 5 semanas de gira en Francia e Italia.

La obra interpretada por Carlos Portaluppi, Gabo Correa, Elena Boggan, Adriana Ferrer y Francisco Lumerman, fue nominada a los premios “María Guerrero”, “Florencio Sánchez” (actriz revelación, Elena Boggan) y “Teatro del Mundo” (actor, Carlos Portaluppi; dramaturgia, Claudio Tolcachir; escenografía, Gonzalo Córdoba).

El precio de las localidades es de $80, para estudiantes y jubilados y $ 110, general. Están a la venta en la boletería en Línea, en el site www.timbre4.com y a través de Alternativa Teatral.
Sobre la obra
En una ocasión para el cumpleaños número cuarenta de mi hermano mayor me tocó recoger con mi auto a una mujer que nos cuidó de niños, y durante todo el viaje me fue relatando historias de mi infancia que yo no recordaba y que en realidad aún no recuerdo.
Lo que más me conmovió era lo vivo de esas historias. El detalle con que ella recordaba me hacía sentir tan desagradecido. Eran momentos fundamentales y yo no los recordaba.
Esto me hizo pensar en lo desparejo de ese tipo de amores. De quienes cumplen un rol profesional pero afectivo y que fácilmente pueden quedar en el olvido.
También en la forma que toma en nosotros la solidaridad. ¿Qué es ser solidarios para nosotros? Creo que la tragedia moderna habita en la desconexión que sufrimos frente al dolor de los demás. Frente al amor de los demás. La solidaridad muchas veces toma forma de calmante para nuestra propia incomodidad. En esos casos estamos siendo solamente solidarios con nosotros mismos.
Claudio Tolcachir
Sinopsis
Emilia fue su niñera. Lo crió, lo cuidó. Lo acompañó como nadie. El tiempo los separó y vuelven a encontrarse, él adulto, con mujer e hijo. Ella ya vieja, sola, necesitada.

¿Cuánto no registramos de la necesidad de los otros?
¿Dónde nace esa desconexión solidaria en quienes nos pensamos solidarios?
Ese niño creció pero tal vez ese amor de pago que constituyó su infancia no haya mutado, siga siendo su estructura afectiva.
Por alguna razón todos se aman y esa razón no siempre es el amor.
Quizás ese refugio que pretende encontrar Emilia en ese antiguo amor y su familia sea su perdición, su sacrificio o salvación.
Críticas
“No pasa muchas veces. Es más: casi nunca sucede. Pero si una obra es capaz de transformarnos por unas horas, de volvernos más sensibles, más vulnerables, más delicados; si ni siquiera nos deja registrar enseguida la convención del aplauso, porque la función ya terminó pero todavía uno no se puede levantar de la silla y no le alcanza la emoción para agradecerle a los actores tanta verdad en escena; tanta honestidad; si una pequeña sala independiente logra eso, el teatro no morirá jamás. ”. Mercedes Méndez | Diario Tiempo Argentino.

“Emilia es un drama sumamente apasionado desde su construcción pero altamente irritable a la hora de pretender querer observarlo desde una posible afirmación de afectos. ” Carlos Pacheco | Diario La Nación.

“Hay algo de la miseria humana, de una ferocidad mezquina, que se posesiona de los personajes que este autor interesante “tira” a la arena del escenario. La pieza provoca un intenso impacto emocional en el público. Juan Carlos Fontana | Diario La Prensa.

“Emilia ambiciona y logra presentar en pocas palabras la tragedia de los límites humanos, la incapacidad de aceptarlos para hacer lo mejor con lo que existe y la desconexión entre seres que quieren vincularse. ”. Gabriela Esquivada | Miradas al Sur.

Como dramaturgista y director Tolcachir consigue el hallazgo de la expresión justa para sus obsesiones.
Emilia es el resultado indiscutido del riñón de Timbre 4. Pero ya una búsqueda más personal; un punto de llegada para un autor que se consolida”. Luis Mazas | Revista Veintitrés.
Ficha artística
Caro: Adriana Ferrer
Emilia: Elena Boggan
Gabriel: Gabo Correa
Leo: Francisco Lumerman
Walter: Carlos Portaluppi
Diseño espacial: Claudio Tolcachir
Escenografía y asistente de dirección: Gonzalo Córdoba Estévez
Diseño de iluminación: Ricardo Sica
Producción general: TEATROTIMBRe4 | Jonathan Zak y Maxime Seugé
Libro y dirección: Claudio Tolcachir
Breve biografía del autor y director
Actor, director, docente, y dramaturgo. Nació en Buenos Aires, Argentina en mayo de 1975.
Como actor participó en más de treinta obras, con directores como Daniel Veronese, Norma Aleandro, Carlos Gandolfo y Roberto Villanueva, entre otros.
Como director fundó la compañía Timbre 4 en 1998, con la que montó Chau Misterix, de Mauricio Kartún, Eurídice de Jean Anouilh, Jamón del diablo, cabaret, sobre textos de Roberto Arlt, Lisistrata De Aristófanes, La omisión de la familia Coleman, Tercer cuerpo y El viento en un violín, estas últimas de su autoría.
También dirigió Atendiendo al Sr. Sloane de Joe Orton, Agosto, de Tracy Letts, Todos eran mis hijos, de Arthur Miller, montaje realizado en Buenos Aires y también en el teatro Español de Madrid y Buena gente, de David Lindsay-Abaire.
Por sus trabajos recibió los premios ACE, Clarín, María Guerrero, Teatros del mundo y Teatro XXI.
Sus obras fueron representadas en más de veinte países, traducidas a siete idiomas y editadas en 5 países.
Desde 2001 dirige junto con su grupo el espacio cultural TIMBRE 4.
Re Estreno 19/04
México 3554 | Tel. 4932.4395 | CABA
Localidades $80 y $110 | Descuento para estudiantes y jubilados con credencial
Compra y reservas: www.timbre4.com | www.alternativateatral.com
Más información: www.timbre4.com
La Compañía
Nace en 1999, creada por un grupo de teatristas con orígenes y formaciones diversas. En 2001, este grupo, que para ese entonces ya se hallaba plenamente conformado y en funcionamiento, tuvo la necesidad de generar un espacio propio donde poder llevar a cabo investigaciones, entrenamientos y exposiciones, para lo cual construyo según sus necesidades Timbre 4.
La primera creación fue Jamón del Diablo en el 2002. Una adaptación de la obra 300 Millones de Roberto Arlt dirigida por Claudio Tolcachir. En 2005 se crea La Omisión de la familia Coleman sumando actores de diversas formaciones, en 2008 Tercer cuerpo (La historia de un intento absurdo) y en 2010 El viento en un violín. Siendo ambas escritas y dirigidas por Claudio Tolcachir.
El nombre de la compañía hace referencia al espacio físico teatral, Timbre 4, dirigido por Claudio Tolcachir. Timbre 4 fue desde el principio un lugar de trabajo. Hoy, no sólo funciona como sala teatral, sino que durante toda la semana recibe alumnos de teatro que

entrenan y se forman como actores. El compromiso de la escuela apuesta por una formación personalizada y específica, que, al mismo tiempo, incentiva en el alumnado la interdisciplinariedad. De Timbre 4 dicen sus fundadores: “Es una casa. Y la casa es una escuela. Y la escuela es un teatro…”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion