Los espíritus no entran sin tu permiso

Los antepasados decían que los espíritus y entidades no entran en tu casa sin tu permiso. Allí, se quedan parados en las puertas y ventanas esperando a ser invitados por los dueños de la casa, de la manera más informal posible.

Por eso, un ejemplo peculiar es cuando la puerta de tu casa se abre sola, entonces muchas personas hablan en tono de broma: “Quien es” “Si Pasa” o , simplemente los invitan a entrar. Es en este momento que las entidades entran y quedan por allí,  hasta que se vuelven obsesores.

Es importante saber que si quieren asegurarte de que algo entró a tu casa, es necesario encender una vela frente a alguna puerta de tu casa y sentarse frente a ella. Luego, calmar la mente y y repetir esto en un tono de voz mediano:

“Si quieres entrar, la vela tendrás que apagar”. Allí, si la vela se apaga, la entidad ha confirmado su presencia  y estará lista para entrar. Si la vela sigue encendida, no hay entidad. Ahora, si la vela cae, la entidad ya está desde hace mucho tiempo dentro de tu casa.

Ya saben, tengan cuidado con alertar espíritus del más allá.