El teléfono del viento es un método para hablar con los muertos

Cuando Itaru Sasaki perdió a su primo en 2010, decidió construir una cabina telefónica con paneles de vidrio en su jardín en la cima de la colina con un teléfono rotatorio desconectado para comunicarse con su pariente fallecido, para ayudarlo a lidiar con su dolor.

Sólo un año después, sucedió el terremoto y tsunami el 11 de marzo de 2011. La ciudad natal de Sasaki, Otsuchi, recibió impactos de olas de 30 pies. El diez por ciento de la ciudad murió en la inundación.

Sasaki hizo público su kaze no denwa o “teléfono de viento” a la ahora enorme cantidad de personas en la comunidad que habían perdido a sus seres queridos. Con el tiempo, se corrió la voz y muchas personas visitaron la zona. Se cree que 10,000 visitantes viajaron a esta colina en las afueras de Otsuchi dentro de los tres años posteriores al desastre.

Los visitantes marcan el número de su familiar fallecido y hablan con ellos, contando su vida actual, o expresando sentimientos que nunca pudieron decirles cuando estaban vivos. Algunos encuentran consuelo con la esperanza de que su pariente pueda escucharlos. Mientras los residentes de Otsuchi trabajan para enfrentar progreso de la reconstrucción de su ciudad, esta pequeña cabina telefónica también ayuda a reconstruir lentamente sus propias vidas.

Para Itaru Sasaki entrar a esa cabina blanca y marcar el teléfono de su primo en un antiguo teléfono negro desconectado, le hacía sentir que podía hablar y ser escuchado.

Según Sasaki, allí, las palabras eran arrastradas por el viento. Fuente: Ren Terror.