Adiós al padre del “sudoku”

epa09417470 (FILE) - A woman fills in the grid of a Sudoku puzzle in a newspaper, Frankfurt, Germany, 22 August 2005 (reissued 17 August 2021). The creator of the popular Sudoku puzzles, Maki Kaji, died, at the age of 69, his Japanese company said 17 August 2021. EPA/FRANK MAY GERMANY OUT *** Local Caption *** 00509159

El japonés Maki Kaji, considerado el padre del juego de lógica Sudoku, falleció a los 69 años.

Así lo anunció este Martes 17 de Agosto pasado su editorial, Nikoli, explicando que Kaji estaba enfermo de cáncer durante algún tiempo y murió en su casa el pasado 10 de agosto.

Aunque no fue el primer inventor del famoso pasatiempo, “Kaji era conocido como el principal referente del Sudoku y amado por los jugadores de rompecabezas de todo el mundo”, se lee en un comunicado del editor.

El sudoku fue inventado en el siglo XVIII por un matemático suizo, Euler de Basilea, y más tarde fue adoptado y desarrollado en los Estados Unidos. El papel de Kaji fue difundirlo entre el público en general, dándole un nuevo nombre, que en japonés significa “solo se permiten números solitarios”.

En el Sudoku tradicional se propone una cuadrícula dividida en 9 columnas horizontales y 9 verticales para un total de 81 casillas y 9 subcuadrículas de 9 casillas cada una. El objetivo del juego es rellenar las 9 subcuadrículas con los números del 1 al 9 de modo tal que en cada una de ellas estén presentes los dígitos del 1 al 9.

Nikoli comenzó a publicar el Sudoku a principios de la década de 1980 en publicaciones periódicas locales, y unos 20 años después el pasatiempo se extendió a publicaciones europeas y estadounidenses.

Se estima que hoy en día más de 100 millones de personas juegan a este juego y desde 2006 se celebró un campeonato mundial donde se proponen una gran cantidad de variaciones.

En una de sus más famosas entrevistas con la BBC en 2007, Kaji admitió que el secreto del éxito de un juego era crear reglas simples.

“Es como una búsqueda del tesoro -explicó-: no se trata de pensar en una posible recompensa económica, sino en todo el proceso de estimulación emocional para tratar de encontrar la correcta solución”. (ANSA).