Beverley Gail Allitt o ”El ángel de la muerte”

Beverley Gail Allitt o mejor conocida como ”el angel de la muerte” es una asesina en serie, que fue condenada por matar a cuatro niños, e intentar asesinar a otros 3 además de causar graves daños corporales a otros seis.

Sus crímenes se cometieron durante un período de 59 días entre febrero y abril de 1991 en la sala de niños del Hospital Grantham and Kesteven, en Lincolnshire, donde Allitt trabajaba como enfermera del estado.

Beverley Allitt nació un 4 de octubre de 1968 y creció en el pueblo de Corby Glen, cerca de la ciudad de Grantham. Ella tenía dos hermanas y un hermano. Su padre, Richard trabajaba sin licencia, mientras que su madre trabajaba como limpiadora escolar. Allitt asistió a Charles Read Secondary Modern School, después de haber reprobado el examen para ingresar a Kesteven y Grantham Girl’s School. Allitt, exhibió algunas tendencias preocupantes desde el principio mientras crecía. Una de estas conductas era que utilizaba vendajes sobre ‘’heridas’’ que no existían para llamar la atención y sin permitir que las lesiones fueran examinadas. En la adolescencia sufrió de sobrepeso y sus formas para llamar atención se transformaban en agresividad hacia los demás.

Pasó un tiempo considerable en hospitales buscando atención médica pro una serie de dolencias físicas, que culminaron en la eliminación de su apéndice perfectamente saludable, sin embargo tardó en sanar, ya que interfería con el proceso de cicatrización de su cirugía. Allit era conocida por autolesionarse, por lo que tuvo que recurrir a saltar entre médicos, pues todos se familiarizaban con su comportamiento y su búsqueda de atención.
Su infancia y convivencia familiar sin embargo fue tranquila y a menudo se ofrecía como voluntaria para trabajos de niñera. A los 16 años dejó la escuela y comenzó un curso para convertirse en enfermera.

El comportamiento de Allitt en la adolescencia parecía ser típico del síndrome de Munchausen y, cuando este comportamiento no provocó las reacciones deseadas en los demás, comenzó a dañar a otros para satisfacer su deseo de ser notada.

Continuó entrenando como enfermera, y se sospechaba de su comportamiento extraño, en una ocasión manchó las paredes de un hogar de ancianos en donde se entrenaba con heces. Su nivel de ausencia también fue excepcionalmente alto, el resultado de una serie de enfermedades. Su novio en ese momento dijo más tarde que ella era agresiva, manipuladora y engañosa, alegando falso embarazo, así como violación, antes del final de la relación.

A pesar de su historial de asistencia deficiente y el fracaso sucesivo de sus exámenes de enfermería, fue contratada con un contrato temporal de seis meses en el Hospital Grantham and Kesteven debido a una escasez crónica de personal en Lincolnshire en 1991, donde comenzó a trabajar en Children’s Ward 4.

Solo había dos enfermeras capacitadas en el turno de día y una por las noches cuando comenzó, lo que podría explicar cómo su comportamiento violento y de búsqueda de atención no fue detectado durante tanto tiempo.

El 21 de febrero de 1991, su primera víctima, Liam Taylor, de 7 meses, ingresó en la sala 4 con una infección en el pecho. Allitt hizo todo lo posible para asegurarles a sus padres que estaba en manos capaces y los convenció de que se fueran a casa a descansar. Cuando regresaron, Allitt les dijo que Liam había sufrido una emergencia respiratoria, pero que se había recuperado. Ella se ofreció como voluntaria para un servicio nocturno adicional para poder vigilar al niño, y sus padres también decidieron pasar la noche en el hospital.

Liam tuvo otra crisis respiratoria justo antes de la medianoche, pero luego pareció haberla superado satisfactoriamente. Allitt se quedó sola con el niño, sin embargo, su condición empeoró dramáticamente; palideciendo mortalmente antes de que aparecieran manchas rojas en su rostro, momento en el que Allitt convocó a un equipo de reanimación de emergencia.

Los colegas de enfermería de Allit estaban confundidos por la ausencia de monitores de alarma en el momento, que no pudieron sonar cuando dejó de respirar. Liam sufrió un paro cardíaco y, a pesar de los mejores esfuerzos del equipo que lo atendió, sufrió un daño cerebral severo y se mantuvo vivo solo con la ayuda de máquinas de soporte vital. Por consejo médico, sus padres tomaron la agónica decisión de retirar a su bebé del soporte vital, y su causa de muerte se registró como insuficiencia cardíaca. Allitt nunca fue cuestionada sobre su papel en la muerte de Liam.

Solo dos semanas después de la muerte de Taylor, su próxima víctima fue Timothy Hardwick, un niño de 11 años con parálisis cerebral que ingresó en Ward 4 después de un ataque epiléptico el 5 de marzo de 1991. Allitt se hizo cargo de su cuidado y, nuevamente, después de un período cuando estaba sola con el niño, convocó al equipo de reanimación de emergencia, que lo encontró sin pulso y poniéndose azul. A pesar de sus mejores esfuerzos, el equipo, que incluía un especialista en pediatría, no pudo revivirlo. Más tarde, una autopsia no pudo proporcionar una causa obvia de muerte, aunque oficialmente se culpó a su epilepsia.

Su tercera víctima, Kayley Desmond, de 1 año, ingresó en la sala 4 el 3 de marzo de 1991, con una infección en el pecho, de la cual parecía estar recuperándose bien. Cinco días después, con la asistencia de Allitt, Kayley sufrió un paro cardíaco en la misma cama donde Liam Taylor había muerto quince días antes. El equipo de reanimación pudo reanimarla, y la trasladaron a otro hospital en Nottingham, donde los médicos que la atendieron descubrieron un extraño orificio de punción debajo de la axila durante un examen exhaustivo. También descubrieron una burbuja de aire cerca de la marca de punción, que atribuyeron a una inyección accidental, pero no se inició ninguna investigación. Paul Crampton, de cinco meses, se convirtió en la próxima víctima de Allit, ubicada en la sala 4 el 20 de marzo de 1991, como resultado de una infección bronquial no grave. Justo antes de su alta, Allitt, quien nuevamente estaba atendiendo a un paciente sola, solicitó ayuda cuando Paul parecía estar sufriendo un shock de insulina, el pequeño casi entra en coma en tres ocaciones separadas. Afortunadamente, los médicos lo revivieron, pero no podían explicarse la fluctuación en sus niveles de insulina.

Cuando lo llevaron en ambulancia a otro hospital en Nottingham, Allitt lo acompañó. Nuevamente se descubrió que tenía demasiada insulina. Paul fue extremadamente afortunado de haber sobrevivido a las obras del Ángel de la Muerte.

Al día siguiente, Bradley Gibson, un niño de 5 años que padecía neumonía, sufrió un paro cardíaco inesperado, pero el equipo de reanimación lo salvó. Los análisis de sangre posteriores mostraron que su insulina era alta, lo que no tenía sentido para los médicos asistentes. La asistencia de Allit resultó en otro ataque al corazón más tarde esa noche, y fue transportado a Nottingham, donde se recuperó. A pesar de este aumento alarmante en la incidencia de eventos de salud inexplicables, todo en presencia de Allitt, no se despertó ninguna sospecha en este momento, y ella continuó su ola de violencia sin control.

El 22 de marzo de 1991, la víctima de 2 años, Yik Hung Chan, se puso azul y parecía muy angustiada cuando Allitt dio la alarma, pero respondió bien al oxígeno. Otro ataque resultó en su traslado al hospital más grande en Nottingham, donde se recuperó. Sus síntomas se atribuyeron a una fractura de cráneo, resultado de una caída.

Después de sus varios intentos fallidos por llevarse la vida de otros niños, Allitt dirigió su atención a las gemelas Katie y Becky Phillips de solo 2 meses de edad, quienes fueron mantenidas en observación como resultado de un parto prematuro. Un episodio de gastroenteritis trajo a Becky al hospital el 4 de abril de 1991. Allitt se hizo cargo de su cuidado, pero dos días después, Allitt dió la alarma, diciendo que Becky parecía hipoglucemia y fría al tacto, sin embargo no se encontró ninguna enfermedad. Becky fue enviada a casa con su madre.

Durante la noche, la pequeña tuvo convulsiones y gritó con aparente dolor, sin embargo cuando llamaron al médico, le dijo que podría ser un cólico. Los padres la mantuvieron en su cama para observarla pero murió durante la noche. A pesar de que se realizó una autopsia, los patólogos no pudieron determinar una causa clara de muerte.

La gemela sobreviviente, Katie, fue admitida en Grantham como precaución y, desafortunadamente para ella, Allitt volvió a asistir. No pasó mucho tiempo antes de que volviera a convocar a un equipo de reanimación para revivir a la bebé Katie, que había dejado de respirar. Los esfuerzos para revivir a Katie fueron exitosos, pero dos días después sufrió un ataque similar, lo que provocó el colapso de sus pulmones. Después de otro esfuerzo de reactivación, fue transferida a Nottingham, donde se descubrió que cinco de sus costillas estaban rotas, además de haber sufrido un daño cerebral grave como resultado de su falta de oxígeno.

En un giro supremo de ironía, la madre de Katie, Sue Phillips, estaba tan agradecida con Allitt por salvar la vida de su bebé que le pidió que fuera la madrina de Katie. Allit aceptó de buena gana, a pesar de haber infligido parálisis parcial, parálisis cerebral y daños en la vista y el oído al bebé.

Le siguieron otras cuatro víctimas, pero la alta incidencia de ataques inexplicables en pacientes sanos y la asistencia de Allitt durante estos ataques, finalmente causaron sospechas en el hospital. La violenta ola de violencia de Allit terminó con la muerte de Claire Peck, de 15 meses, el 22 de abril de 1991, una asmática que necesitaba un tubo de respiración. Mientras estuvo bajo el cuidado de Allit por solo unos minutos, el bebé sufrió un ataque al corazón. El equipo de reanimación la revivió con éxito, pero, cuando volvió a estar sola en presencia de Allit, la bebé Claire sufrió un segundo ataque, del que no pudo salir.

Aunque una autopsia indicó que Claire había muerto por causas naturales, un consultor en el hospital, el Dr. Nelson Porter, inició una investigación alarmada por la gran cantidad de paros cardíacos en los últimos dos meses en la Sala 4. Se sospechó inicialmente de un virus en el aire, pero no se encontró nada. Sin embargo una prueba reveló un alto nivel de potasio en la sangre de la bebé Claire lo que resultó en la convocatoria de la policía 18 días después. En su exhumación se descubrieron rastros de Lignocaína en su sistema, un medicamento utilizado durante un paro cardíaco, pero nunca dado a un bebé.

El Superintendente de Policía asignado a la investigación, Stuart Clifton, sospechaba de juego sucio y examinó los otros casos sospechosos que habían ocurrido en los dos meses anteriores, encontrando dosis excesivamente altas de insulina en la mayoría. La evidencia adicional reveló que Allitt había reportado la llave que faltaba al refrigerador de insulina. Se verificaron todos los registros, se entrevistó a los padres de las víctimas y se instaló una cámara de seguridad en la Sala 4.

Se levantaron sospechas cuando las verificaciones de registros revelaron faltantes diarios de materiales de enfermería, que correspondían al período en que Paul Crampton había estado en la Sala 4. Cuando se identificaron 25 episodios sospechosos separados con 13 víctimas, cuatro de las cuales estaban muertas, el único factor común fue el presencia de Beverley Allitt en cada episodio.

Para el 26 de julio de 1991, la policía sintió que tenían pruebas suficientes para acusar a Allitt de asesinato, pero no fue hasta noviembre de 1991 que fue acusada formalmente.

Allitt mostró calma y moderación durante el interrogatorio, negando cualquier parte en los ataques, insistiendo en que simplemente había estado cuidando a las víctimas. Una búsqueda en su casa reveló partes del registro de enfermería perdido. Otras verificaciones exhaustivas de antecedentes por parte de la policía indicaron un patrón de comportamiento que apuntaba a un trastorno de personalidad muy grave, y Allitt exhibió síntomas tanto del síndrome de Munchausen como del síndrome de Munchausen por Proxy, que se caracterizan por llamar la atención a través de la enfermedad. Con el síndrome de Munchausen, los síntomas físicos o psicológicos son autoinducidos o fingidos en uno mismo para llamar la atención, mientras que Munchausen’s by Proxy implica infligir lesiones a otros para llamar la atención. Es bastante inusual que un individuo presente ambas condiciones.

El comportamiento de Allitt en la adolescencia parecía ser típico del síndrome de Munchausen y, cuando este comportamiento no provocó las reacciones deseadas en otros, comenzó a dañar a sus pacientes jóvenes para satisfacer su deseo de ser notada. A pesar de las visitas y evaluaciones de varios profesionales de la salud mientras estaba en prisión, Allitt se negó a confesar lo que había hecho. Después de una serie de audiencias, Allitt fue acusadade cuatro cargos de asesinato, 11 cargos de intento de asesinato y 11 cargos de causar daños corporales graves.

Mientras esperaba su juicio, perdió peso rápidamente y desarrolló anorexia nerviosa, otra indicación de sus problemas psicológicos.

Después de numerosos retrasos debido a sus “enfermedades”, (como resultado de lo cual había perdido 70 libras) fue a juicio en el Tribunal de la Corona de Nottingham el 15 de febrero de 1993, donde los fiscales demostraron al jurado cómo había estado presente en cada caso sospechoso. También señalaron la falta de episodios cuando fue sacada de la sala. La evidencia sobre las altas lecturas de insulina y potasio en cada una de las víctimas, así como la inyección de drogas y las marcas de punción, también se vincularon con Allitt. También fue acusada de cortar el oxígeno de su víctima, ya sea por asfixia o por manipulación de máquinas.

Su comportamiento inusual en la infancia salió a la luz y el experto en pediatría, el profesor Roy Meadow, explicó al jurado el síndrome de Munchausen y el síndrome de Munchausen by Proxy, señalando cómo Allitt demostró síntomas de ambos, así como presentando pruebas de su típico post-arresto. comportamiento y alta incidencia de enfermedad, lo que retrasó el inicio de su juicio. El profesor Meadows opinó que Beverley Allitt nunca se curaría, lo que la convierte en un peligro claro para cualquiera con quien pueda entrar en contacto.

Después de un juicio que duró casi dos meses (y al que Allitt asistió solo 16 días debido a una enfermedad continua), Allitt fue condenada el 23 de mayo de 1993 y recibió 13 cadenas perpetuas por asesinato e intento de asesinato. Fue la sentencia más severa que se haya dictado a una mujer, pero, según el Sr. Justice Latham, fue acorde con el horrible sufrimiento de las víctimas, sus familias y la ignominia que había provocado en la enfermería como profesión.

El impacto que tuvo el caso de Allitt en el Hospital Grantham & Kesteven fue tan grave que la Unidad de Maternidad se cerró por completo.

En lugar de ir a prisión, Allitt fue encarceladaen el Hospital Rampton Secure en Nottingham, un centro de alta seguridad que alberga principalmente a personas detenidas bajo la Ley de Salud Mental. Como reclusa en Rampton, comenzó su comportamiento de búsqueda de atención nuevamente, ingiriendo vidrio molido y vertiendo agua hirviendo en su mano. Posteriormente admitió tres de los asesinatos de los que fue acusada, así como seis de los asaltos. La naturaleza atroz de sus crímenes la ha colocado en la lista de delincuentes del Ministerio del Interior que nunca serán elegibles para la libertad condicional.

Ha habido acusaciones, especialmente por parte de Chris Taylor, padre de la primera víctima de Allitt, Liam, de que Rampton se parece más a un campamento de vacaciones de Butlin que a una prisión. La instalación, que cuenta con unos 1.400 empleados para atender a unos 400 reclusos, y cuesta a los contribuyentes alrededor de $ 3,000 libras por semana, por recluso.