Rebecca Tallon de Havilland y su historia como mujer trans con VIH

Cuando Rebecca Tallon de Havilland tenía más de 20 años, ingresó en el hospital para someterse a una cirugía de afirmación de género.

Era el año 1987. Fue un día monumental para Rebecca, pero su vida se vio inmediatamente alterada cuando una prueba rutinaria reveló que tenía el VIH.

“Había oído hablar del sida, pero realmente pensaba que alguien como yo no podía contraerlo”, cuenta Rebecca . “Soy de Ranelagh [Dublín, Irlanda], vengo de una buena familia y no me gustaba nada arriesgado. Probablemente pensé, como mucha gente habría pensado entonces, ignorantemente, que venía de África, o que si eras gay tenías que estar metido en sexo muy duro o lo que fuera. Así que una cosita rubia como yo no podía coger algo así.

“Cuando me dijeron que lo tenía y que me quedaban dos años de vida, Dios mío, todo mi mundo se vino abajo. Se detuvo. Y a día de hoy, todavía no he recuperado eso. Tenía 20 años y ahora tengo 63. Mi mundo cambió y se acabó de muchas maneras”.

Más de 30 años después, Rebecca vive ahora su mejor vida: goza de buena salud y es feliz. Vive en Londres, donde se dedica a concienciar sobre el hecho de que el VIH no sólo afecta a los hombres homosexuales y bisexuales, sino también a las mujeres.

El hecho de que le diagnosticaran el VIH en los años 80, cuando el virus todavía era una sentencia de muerte, supuso para Rebecca una capa adicional de opresión. Ya era una mujer trans que vivía en una sociedad que no la aceptaba, y el hecho de tener el VIH la empujó aún más a los márgenes de la sociedad.

Aunque Rebecca pensaba que le quedaban sólo dos años de vida, decidió seguir adelante con sus cirugías de afirmación de género. Dijo que habría sido “la gran tragedia” de su vida si hubiera muerto antes de poder parecerse más a la persona que realmente era.

“La gente suele decir: ‘¿Cómo has sobrevivido? Y yo creo que quería ser Rebecca. Era más importante para mí que cualquier otra cosa”, dice.

Rebecca Tallon de Havilland quedó “aislada de todo” cuando le diagnosticaron el VIH

Rebecca tuvo que enfrentarse a actitudes discriminatorias después de decir a sus seres queridos que le habían diagnosticado el VIH: los abrazos se hicieron menos frecuentes y, cuando visitaba las casas de la gente, le daban siempre la misma taza como parte de un enfoque deformado y poco científico del control de la infección.

Ser una mujer trans y vivir con el VIH supuso para Rebecca la imposibilidad de acceder a muchos de los hitos de la vida adulta. Debía mudarse a Nueva York para trabajar como peluquera y maquilladora, pero una política que prohibía a las personas seropositivas mudarse a Estados Unidos le negó la oportunidad. Esa norma no se modificó hasta 2010.

Durante mucho tiempo, los bancos no concedían préstamos a las personas con VIH (y a menudo a los hombres homosexuales en general) porque suponían que no vivirían lo suficiente para pagarlos.

“Esas son las cosas que hay que destacar”, dice Rebecca. “A los 20 años, en el apogeo de mi carrera, me vi apartada de todo. Tuve una especie de doble golpe al ser trans y VIH”.

Como se enfrentó a tanta discriminación por ser una mujer trans con VIH, Rebecca guardó silencio. No habló de su condición durante la mayor parte de su vida adulta. Eso sólo ha cambiado en los últimos cinco o seis años.

“Durante 29 años estuve en silencio”, dice. “Estaba llegando a la etapa en la que estaba en mis 50 años y pensé: ‘¿Es esto para mí? ¿Es este mi destino?”. Había mucha gente que ni siquiera recordaba lo conocida que era en Irlanda por el trabajo que hacía. Me sentía sin talento. Sentí que era demasiado viejo para hacer algo”.

Fue en esa época cuando Rebecca se enteró de un programa dirigido por Terrence Higgins Trust llamado Positive Voices, en el que personas con VIH van a las escuelas para hablar con los estudiantes sobre su estado. Acudió al programa y acompañó a una mujer llamada Susan.

“Fui a una de estas charlas y escuché a esta mujer llamada Susan, y por primera vez en mi vida, habría dado cualquier cosa por poder hablar así y ser tan honesta”, dice Rebecca. “Me fui, llamé a mi hija porque no lo sabía realmente… Me dijo que me quería, y que cuando entro en una habitación la ilumino. Me dijo: ‘Hazlo’. Por primera vez en mi vida, la persona más importante de mi vida, mi hija, estaba de acuerdo. Todos los demás pasaron a un segundo plano”.

Por primera vez en mi vida, no tenía esqueletos en el armario.

Rebecca aún recuerda lo nerviosa que estaba cuando dio su primera charla a adolescentes en Londres, pero los estudiantes se mostraron empáticos y deseosos de conocer su experiencia. Algunos se mostraron sorprendidos cuando descubrieron que era abuela, mientras que una adolescente se acercó a Rebecca para decirle que le encantaban sus zapatos.

“Sentí por primera vez en mi vida que había sido tan honesta y transparente como el cristal. Cuando salí de allí, caminaba en el aire; para mí, fue la mejor droga que había tomado nunca. Y a partir de ahí creció y antes de darme cuenta estaba hablando en grandes plataformas en lugares como Ámsterdam. La gente me decía: “¿Cómo lo has hecho?”. Y yo les decía que, por primera vez en mi vida, había dicho la verdad. No necesitaba un guión, simplemente lo dije tal cual”.

Esa experiencia “lo cambió todo” para Rebecca. “Por primera vez en mi vida, no me quedaban esqueletos en el armario. Ya nadie me va a callar”.

Las mujeres también se ven afectadas por el virus, pero muchas no saben que pueden contagiarse

El trabajo de Rebecca aún no ha terminado. Desde que dio esa primera charla a los alumnos de secundaria, ha trabajado incansablemente para concienciar sobre los hechos relacionados con el VIH. Quiere que la gente sepa que las personas con VIH que siguen un tratamiento eficaz tienen una carga viral indetectable, lo que significa que no pueden transmitirlo. Esto se conoce como U=U: indetectable es igual a intransmisible.

Pero también quiere que la gente sepa que el VIH no solo afecta a los hombres homosexuales y bisexuales. Las mujeres representaron el 28% de los nuevos casos de VIH en 2019 en el Reino Unido.

“El VIH es la única cosa en este mundo que no discrimina”, dice Rebecca. “Si lo coges, lo coges. No tiene límite de edad, nada. Me he encontrado con un montón de chicas que piensan que no les puede afectar. Se hacen muchas cosas para el Día Mundial del Sida y todo gira en torno a los hombres homosexuales, lo que creo que es realmente injusto para la población gay también, porque hace que todo el mundo piense que tienes que ser gay, o que es una plaga gay”.

Rebecca afirma que muchas de las mujeres que contraen el VIH son aquellas de mediana edad que pueden estar en la menopausia, o las que pueden haber pasado por un divorcio y vuelven a salir por primera vez en mucho tiempo.

Esta es la cara del VIH en la actualidad: una buena cara, con buen aspecto, sintiéndose bien.

“Están de nuevo en el tirón, y te digo, nosotras, las chicas mayores, los chicos más jóvenes se nos insinúan bastante. Tal vez porque tenemos experiencia y tal vez porque no estamos buscando bebés, no lo sé. Muchas mujeres piensan: “Oh, bueno, ya no tengo que tomar la píldora porque ya lo he superado”, pero nunca piensan que puedan contraer el VIH, porque ese avión se les pasó por alto en los años 80 y 90 porque todos lo llamábamos la plaga gay. Así que si intentas decirle a una madre con dos hijos y medio que vive en los suburbios que puede contraer el VIH, ni siquiera se da cuenta”.

Las mujeres son mucho menos propensas a tomar la PrEP (profilaxis previa a la exposición) que los hombres queer, señala Rebecca.

“Las mujeres están acostumbradas a tomar un comprimido una vez al día, probablemente desde los 18 años. Tomarían fácilmente la PrEP. Tenemos que educarlas”.

Y añade: “Esta es la cara del VIH hoy en día: una buena cara, con buen aspecto, sintiéndose bien. Tengo poder porque conozco mi estado, sé que soy indetectable. Hay mujeres de mi edad que están saliendo sin saberlo, la cantidad de ellas que ni siquiera saben que lo tienen. Necesitamos que la gente se haga la prueba y sea dueña de su propio cuerpo”. Fuente: Cromosomax.