Dorothea Puente, la infernal abuela asesina

Nacida en enero de 1929 en California, Dorothea Helen Gray fue una adorable dueña de una casa de huéspedes y asesina en serie condenada a cadena perpetua. Con 16 años se casó por primera vez y tuvo dos hijas a las que dio en adopción. Este proceso se repetiría en varias ocasiones llegando a casarse cuatro veces, dar en adopción 3 niñas y abortar en otro de sus embarazos. Gray fue detenida en varias ocasiones por fraude de tesorería y por poseer y administrar un burdel.

Sin embargo, no comenzaría sus crímenes hasta 1982 cuando siendo dueña de una casa de huéspedes mató de sobredosis a una de sus amigas y socia de negocios y después justificó como suicidio por depresión de la misma ante las autoridades. Poco después un jubilado de la pensión llamó a la policía y acusó a Dorothea de drogarle y robarle. Más tarde mató a su nuevo novio y pidió a un amigo que le ayudase a transportar una caja llena de libros a su nuevo hogar. Sin embargo, esta en mitad del trayecto le pidió que se detuviera y volcó el contenido en la orilla de un vertedero alegando que se trataba tan solo de basura. Durante los meses siguientes la asesina fue guardándose las pensiones de la víctima mientras decía a su familia que se encontraba enfermo. Así es como durante años y manteniéndose a cargo de un hostal la criminal fue engañando, robando y asesinando a sus huéspedes más indefensos. Su especialidad eran los ancianos, personas discapacitadas y exdrogadictos. Su modus operandi consistía en dormir a sus víctimas con pastillas, asfixiarles y contratar a otras personas para enterrarlos en el jardín de su hostal. Esto llevó a denominar ese lugar como ‘La casa de los horrores’.