La momia de Terézia Bordosi en una cesárea postmortem: un caso único en el mundo

Foto Gentileza: Nación Forense

El 9 de diciembre de 1794, cuando la joven de 26 años quiso dar a luz a su hijo, murió. Para salvar al niño, un médico se atrevió a realizar una cesárea. El niño sobrevivió a su madre por sólo unas pocas semanas. Los dos se reunieron en la cripta de la iglesia dominicana en Vác, Hungría, en 1794. Hasta el día de hoy, Terézia sostiene a su hijo con fuerza en sus brazos.

A unos 45 kilómetros al norte de la capital, en la orilla oriental del Danubio, se encuentra la ciudad de Vác, Hungría. De una cripta olvidada hace mucho tiempo en la iglesia dominicana de la ciudad, en 1994-1995 se descubrieron momias durante una restauración de rutina. Los trabajadores descubrieron la cripta secreta que había estado tapiada durante más de 200 años. En el interior se apilaban 265 ataúdes pintados a mano, uno encima de otro, en orden de tamaño.

Fue por coincidencia que la conmovedora pareja fue redescubierta en 1994, junto con los restos de otras 265 personas. El microclima en la cripta es inusual para Europa Central. El aire seco, las bajas fluctuaciones de temperatura y una corriente de aire constante aseguraron que los muertos enterrados bajo la iglesia entre 1731 y 1838 se momificaran. De esta forma, Terézia y su hijo se convirtieron en prodigios de la ciencia.

Foto Gentileza: Nación Forense

Investigadores húngaros realizaron pruebas en las momias descubiertas y encontraron evidencias de una de las primeras cesáreas. De hecho, esta es la segunda cesárea más antigua en Hungría, ya que la primera tuvo lugar el 31 de julio de 1785 en Szeged, fue realizada por Márton Knie, el médico jefe de Szegedváros.

Szikossy, curador principal del Departamento de Antropología del Museo Nacional de Historia de Hungría en Budapest, sostiene que la cesárea se realizó exclusivamente en mujeres que habían muerto durante el parto.

Los investigadores encontraron rastros de un corte largo de 5,7 pulgadas con bordes afilados, que iba desde el anillo umbilical hasta la sínfisis pública, en uno de los 265 cuerpos momificados naturales conservados en el museo.

El examen antropológico de los restos del recién nacido también proporcionó datos importantes. Según las medidas óseas, la edad del niño podría determinarse entre 38 y 39 semanas.

El caso de Terezia puede considerarse una curiosidad histórica médica al brindar la oportunidad de un análisis detallado de la técnica de cesárea contemporánea. El caso también es único en el mundo. Hasta dónde se sabe, en ningún otro lugar del mundo ha sobrevivido un cadáver de una madre que falleció durante el parto.

El hallazgo de Vác, además, puso a los científicos tras la pista de la tuberculosis. Hasta entonces, se suponía que solo una cepa de esta enfermedad infecciosa mortal infecta a los humanos. Los estudios sobre 26 momias de la ciudad no muy lejos de Budapest mostraron que algunas de las víctimas portaban hasta tres cepas diferentes de bacterias , todas las cuales se remontan a un antepasado de la antigüedad tardía.

En cuanto al caso de Terezia, mediante una prueba de ADN en una costilla se detectó Mycobacterium tuberculosis.

Al mismo tiempo, el examen radiológico detallado de todo el cuerpo no mostró cambios causados ​​por la tuberculosis.

Es poco probable que esta infección haya influido significativamente en la muerte de la desafortunada madre.

Los hallazgos fueron extraordinarios porque han sobrevivido inscripciones detalladas sobre los fallecidos, incluidos sus nombres y fechas de muerte. © Nación Forense.