American Dreams and an Elephant

American Dreams and an Elephant (Sueños Americanos y un Elefante)
By Dennis Weisbrot.  Dirección: David Maler
Funciones: Miércoles 20 hs. Entradas: $ 80 y $ 60 (dto. estudiantes y jubilados)
El TingLAdo Teatro: Mario Bravo 948. Reservas: 4863-1188

American Dreams and an elephant es una comedia dramático-absurda compuesta por cuatro obras cortas que exploran la búsqueda de la identidad dentro de la alienación social, los rituales insensibilizadores, el consumismo patriótico y las secuelas de la guerra. Una crítica a los Estados Unidos y lo que conocemos como el “Sueño Americano”. Una crítica precisa y exagerada sobre la fauna del paisaje urbano de esa sociedad, pero no desde un lugar común, sino desde adentro hacia afuera. “Evidenciando fallas, pero encariñándonos con los personajes…” Daniel está abrumado. El tachero es un patriota. Wannabe quiere respeto. Y Morty… Bueno, él se sienta sobre carbón.

FICHA TÉCNICA
Elenco: Guillermo Jáuregui, David Maler y Mara Meter
Escenografía: Shaina Cohen
Asistente de escenografía: Carolina Acevedo
Vestuario: Sophie Lloyd
Iluminación: Sebastián Crasso
Fotografía: Arturo Dickson
Asistente de fotografía: Mariana Rubio
Diseño gráfico: Máximo D’Oleo
Sonido: Alejandra Vergel
Producción Ejecutiva: Teresa Gloria Abdala
Comunicación: Maruchi Frometa
Prensa: TEHAGOPRENSA
Asistencia de dirección: Lía Briones
Dirección David Maler

DAVID MALER (sobre la Obra )
Cuando leí la obra por primera vez pensé “esta todo ahí”, entera enfrente de mi. La esencia estaba ahí, ante mis ojos, transparente y genuina. American Dreams and an elephant es una crítica fuerte a los Estados Unidos y lo que conocemos como el “Sueño Americano”, pero no critica desde un lugar común, sino desde adentro hacia fuera ya que nuestro increíble dramaturgo, Dennis Weisbrot, es de E.E.U.U., cosa que aporta una serie de factores muy interesantes. Una crítica sobre la cultura, pero con cierto cariño que uno lleva por su tierra natal, sin importar lo lejos o desencantado que esté con ella. Evidenciamos fallas, pero nos encariñamos con los personajes, los vemos nadando contra la corriente en un mar sin fin, pero nunca dándose por vencidos. Frente a la distribución masiva de información, la globalización, la alienación. Sociedades que cada vez más nos fuerzan a vivir en una ilusión. La necesidad de justificar nuestras acciones ante otros. Pero no martillamos las fallas, dándole un peso insoportable, sino que nos reímos de ellas. Nos deja un sabor agri-dulce, pero salimos con una sonrisa. Nos es más soportable ver lo insoportable a través de este cristal. Un humor filoso, de precisión quirúrgica.
Fueron estos los factores que me capturaron de la obra. Mi trabajo es tratar de dejar todos los elementos lo mas abiertos posibles, no cerrar la obra del todo, no dejarla concretada invitando a que uno vuelque su propio significado y lo interprete.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion