Los Besos en tiempos de Coronavirus

Se puede dar beso con cuidado y a la persona que conocés. No hace falta ser introvertido, ni dejar de estrechar la mano al saludar, ni evitar el subte o un restaurante ni ir con barbijo por la calle. No es necesario cambiar nuestro comportamiento social por temor a contraer el coronavirus.

Lo indispensable es la higiene respiratoria y de manos: taparse la boca al toser o estornudar (con un pañuelo desechable o el brazo) y lavarse las manos con cierta frecuencia (tras ir al baño, antes de comer, al llegar a casa de la calle, después de toser, estornudar o sonarse la nariz…) Y ésto es lo único que debe cambiar, porque muchas personas no lo hacen, no tienen esta cultura de la higiene, pese a ser muy recomendable, asegura Juan Pablo Horcajada, jefe de sección de enfermedades infecciosas en el hospital del Mar de Barcelona. No sólo ante el coronavirus, sino ante la gripe o cualquier patógeno todo el año.

Restricciones del contacto sólo se entienden si es con una persona infectada (por ejemplo, si una persona de la familia está infectada). No a nivel general, por miedo a contraer el virus en un espacio cerrado o abierto de Barcelona, por ejemplo. Podría ser comprensible en una situación de gran epidemia, con miles de infectados al día y en espacios con centenares de infectados. Pero no se justifica científicamente en otros casos y menos en una situación como la que se da en España, con pocos casos y menos de transmisión local, sostiene Benito Almirante, jefe de enfermedades infecciosas en el hospital de Vall d’Hebron. Ni siquiera aunque en las próximas semanas haya más casos.

El coronavirus u otros patógenos se pueden transmitir por el contacto de las manos porque sin pensar las llevamos a la boca o a los ojos. Y se dispersan por la tos o un estornudo. Por eso se recomienda taparse la boca o lavarse las manos (con agua y jabón durante 20 segundos o el tiempo que lleva cantar dos veces el Happy Bhirtday, como dijo el premier británico Boris Johnson). Como precaución, uno debe poner distancia con un enfermo que tosa o estornude o con cualquiera que lo haga al aire o no darle un apretón de manos si acaba de hacerlo. Fuente: La Vanguardia.