Comprobado: la genética influye para un matrimonio feliz

Por Teresa Guadalupe Correa Pérez. Las personas nos enamoramos por muchas razones, y entre estas pueden estar los intereses similares, atracción física y valores e ideales compartidos. Y si la relación avanza favorablemente y el enamoramiento finalmente se convierte en amor, es muy probable que la pareja llegue al matrimonio para permanecer juntos toda la vida.

Lo que a veces poco se toma en cuenta es que mantener un matrimonio estable y feliz no es para nada fácil, y es que solo hay que mirar las altas tasas de divorcio anuales en el mundo. Aún a pesar de estas desalentadoras noticias, existen múltiples razones por las que las parejas logran un matrimonio satisfactorio para ambos a pesar del tiempo transcurrido.

El papel de la genética en el matrimonio

Existe un estudio dirigido por investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, que afirma que la felicidad en el matrimonio a largo plazo puede depender de los genes individuales o los del cónyuge.

Este estudio examina el papel de una variación genética que afecta a la oxitocina, que es una hormona que desempeña un papel sumamente importante en la vinculación social humana. La autora principal, Joan Monin, profesora asociada de la Escuela de Salud Pública de Yale, y su equipo, estudiaron a 178 parejas casadas de edades comprendidas entre los 37 y los 90 años.

Cada participante completó una encuesta sobre sus sentimientos de seguridad y satisfacción conyugales, y también proporcionó una muestra de saliva para estudiar su genotipo de forma individual.

Los genotipos y la oxitocina

Los resultados impactaron al equipo de investigación, pues descubrieron que cuando al menos un miembro de la pareja tenía la variación genética conocida como genotipo GG dentro del receptor del gen de la oxitocina, el matrimonio gozaba de satisfacción marital y sentimientos de seguridad significativamente mayores con su pareja, con respecto a las parejas que no tenían esa variación genotípica.

Además, esta variación genética tiene una estrecha relación a rasgos de personalidad como la estabilidad emocional, la empatía y la sociabilidad humanas.

Según las palabras de los investigadores, «este trabajo muestra que la forma en que nos sentimos está influenciada por algo más que nuestras experiencias compartidas con nuestras parejas, ya que en el matrimonio también estamos influenciados por las propias predisposiciones genéticas y las de sus parejas».

Otro hallazgo muy impactante fue que los autores del estudio encontraron que: las personas con el genotipo GG reportaron un apego menos ansioso en su matrimonio, lo que también beneficia la relación a largo plazo.

Con todo lo que estas impactantes noticias sobre el matrimonio y la genética nos dicen, hay muchas formas de cuidar y demostrar amor a la pareja que hacen que la relación sea exitosa, feliz y duradera, y aquí te dejo algunos ejemplos de cómo lograrlo.

Perseverar en las dificultades

Las parejas con éxito están compuestas por personas valerosas que afrontan los momentos de dificultad aunque las cosas se pongan complicadas.

Cuando las parejas no saben qué hacer para salvar su relación, en lugar de centrarse en los problemas, se centran en las soluciones. El tiempo en muchas ocasiones es el que ayuda a las parejas a que las cosas vuelvan a funcionar, proporcionando oportunidades para reducir el estrés y superar los desafíos.

En un matrimonio exitoso, ningún miembro de la pareja abandona el barco ante la primera dificultad.

La actitud importa mucho

La actitud es importantísima, pues las malas actitudes siempre conducen a malos sentimientos y a veces hasta malas acciones. Si en el matrimonio existen malas actitudes a menudo, muy probablemente habrá un ambiente tóxico donde las emociones negativas estén demasiado frecuentes, y exista la posibilidad de una separación.

Ser cariñoso provoca más cariño

Cuando llevamos mucho tiempo con nuestra pareja o si estamos pasando por un momento difícil, en ocasiones dejamos de lado el contacto simple como los abrazos y las caricias a lo largo del día.

Si eres más cariñoso con tu pareja, él o ella será más cariñoso contigo, y esto provocará que quieras continuar ese comportamiento por más tiempo, creándose así un circulo «beneficioso» de amor y romance.

El cortejo no se acaba cuando te ponen el anillo
Trabaja constantemente en ser detallista, y recordarle a tu pareja que la amas, pueden ser cosas tan sencillas como comprar el cereal que le gusta, o tan complejas como sorprenderlo con un viaje increíble y romántico; lo importante es hacer sentir especial al otro.

Me encantas tal como eres

Que no se te olvide recordarle a tu pareja lo atractivo que te parece, pues estos comentarios ayudan a dar seguridad a nuestra relacióna y reafirmar el amor; y aunque sabemos que nadie es perfecto, enfatizar las cosas positivas que tiene el otro será sumamente enriquecedor para ambos en el día a día.

Por último, enfócate en reafirmar lo que hace especial tu relación, ya que cada matrimonio funciona diferente. Fuente: En Familias.