Una noche en el Pub»Marlene»

Vamos a «Marlene», me dijo una amiga. Queda en Boedo. Allì podremos delirar coociendo mujeres o escuchando mùsica de la buena.

Cuando lleguè al lugar notè que nadie me miraba. Cada una estaba en su mundo. Era una noche calurosa de verano y me instalè con Paula, mi amiga, para tomar unas cervezas y conversar sin tiempo.
En la puerta de entrada nos dieron unas fichas.


– Unas es para consumisiòn – me dijo una chica varonil – Y la otra para un sorteo.
Ja!!! Sorteo. Yo quiero ganarme una buena mujer esta noche, aunque nada me gusta de lo que gusta veo en este lugar.
– Simonìn, no seas pretenciosa – me dijo Paula – Si seguìs exigiendo asì, no vas a encontrar jamàs pareja.

–  Es que vos te conformàs con mu poco, Paula – le dije – Aqui son todas bomberos.

– Hola, guapa – Me saludò una gordita bastante excedida de peso – ¿Bailamos?
– No gracias- contestè – Mirà, Paula. A mì estas mujeres no me gustan. ¿Por que se engordan tanto y son tan masculinas? Yo soy una mujer que gusta de mujeres. Para engancharme con alguien masculino, me busco un hombre.
– Ah, Simonin, la eterna pretenciosa… – Suspirò Paula – Te vas a quedar sola
A la madrugada, a eso de las 3 de la mañana, ya bailaba con un grupo de gorditas al paso del merengue.
– Y Simonìn? – Preguntò Paula – ¿Què onda con asl ositas?
– Bien, sòlo paso el momento pero conste que me gustan las flacas.
– Sì, si, Simòn. Ya te conozco – Se riò Paula.
Las horas siguieron pero lo que màs me gustò fue encontrarme con viejas conocidas del pasado.
– Eh, Simonìn Què bien estàs!!! – Gritò una por allà – ¿Què es de tu vida? Vos sì que no engrdaste. Te matàs en el gimanasio ¿eh?
– Ja, Chiqui!!!! Què alegrìa verte.
Muchos años habìan pasado de este encuentro y la vi a Chiqui allì en Marlene, luego de 20 años años, cuando tomàbamos champagne en Experiment de la calle Pellegrini.
– Simonìn, tomamos un champagne como en los viejos tiempos?
– Obvio, nena, festejemos.
Y la madrugada se abriò bellìsima como en los mejores tiempos en le noche- madruga de Marlene.

Simonìn

Foto: La Net.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion